Hambre, impulso sexual, “sensación de felicidad”,  dolor y sueño entro otros factores y sensaciones son controladas por esta hormona, por ahí conocida por la hormona del placer.
Pues bien,  si aumenta en el torrente viene la euforia.

La serotonina es un importante químico y neurotransmisor en el cuerpo humano. Se cree que ayuda a regular el estado de ánimo, el comportamiento social, el apetito, la digestión, el sueño, la memoria, el deseo y la función sexual. Puede haber un vínculo entre la serotonina y la depresión. Si es así, no está claro si los niveles bajos de serotonina contribuyen a la depresión, o si ésta provoca la disminución de los mismos.

Los medicamentos que alteran los niveles de serotonina se usan para tratar la depresión, las náuseas y la migraña, y pueden tener un papel en la obesidad y la enfermedad de Parkinson. Otras formas de aumentar los niveles de serotonina en el cuerpo pueden incluir la inducción del estado de ánimo, la luz, el ejercicio y la dieta.

Ahora bien, Influye la serotonina en las compras?
Cuando la serotonina circula en bajas cantidades en nuestra sangre se acompaña de un sentimiento de anímico bajo y decaído, de ahí viene la importancia de generar productos, tiendas online, stands en un ambiente de placer para los clientes.

Una minuciosa elección de la paleta de Colores agradables que inspiren emociones positivas. Azules, verdes, rosados, y violetas, nos transmiten placer y tranquilidad. Por otro lado, el rojo y el amarillo nos hiperactivan y llaman nuestra atención, no obstante, en función de la edad de ciertos consumidores y clientes además de su estatus social, estas preferencias pueden variar.

Imágenes de personas sonriendo, gente divertida, bebés, animales, o paisajes tranquilos aumentan nuestros niveles de serotonina

Los cupones de descuento y las ofertas personalizadas aportan una sensación de placer, que en algunos casos resulta adictiva. La idea es que se ha salido ventajosos de un negocio y se ha ganado un beneficio por comprar.

El consumidor vincula emocionalmente el producto con una tienda o experiencia de compra, positiva y muy placentera. Con lo que, la posibilidad de que vuelva nuevamente a adquirir un producto se multiplica.

Así mismo, cuando compramos es fácil que sintamos sensaciones de relax. Esto aprovechan las compañías de tecnología, al ofrecernos continuamente nuevos modelos que simplemente son una modificación de productos anteriores.

¿Entonces se podría decir que la sensación de comprar y la serotonina no están distanciadas, cierto?

Hace 2 años no voy al súper y si, vivo en la Ciudad de México, y prefiero aprovechar ese tiempo de:
- Tomar el auto
- Pasar por los pasillos y escoger cada cosa de mi lista
- Comprar de más por que algo se me antojó o cruzó en la vista
- Hacer la terrible fila en la caja de pago, (Lo más frustrante para mi)
- Cargar las bolsas al auto
- Pagar estacionamiento y las propinas propias de Latinoamérica.
- Regresar manejando a tu casa
- Descargar el super y acomodarlo.

¿Y qué tiene esto que ver?
Que cada quien tiene sus propias sensaciones de satisfacción, pues bien al tomar el smartphone y solo agregar al carrito virtual lo que puedo ver en tiempo real que hace falta en casa y ordenarlo para recibirlo 4 horas más tarde, pues no tiene palabras, me toma 15 minutos, y solo acomodo dentro de mi hogar lo que he comprado, ahorrando, dinero, gasolina y aprovechando mejor el tiempo.

¿Y qué hay de las compras de placer? Hoy no sólo es el súper, que podrían ser artículos de primera necesidad
La realidad virtual tiene el poder de transformar la experiencia de comprar, llevar a clientes a otro mundo para permitir probar productos virtualmente. Aquí ejemplos de evolución de un sistema casi perfecto para productores y distribuidores muy bien añejado que da paso a la realidad virtual, proveniente de marcas que ya están navegando por caminos que se ha convertido en soluciones complementarias en muchos sentidos.

Antes de su gran venta de Prime Day, Amazon abrió kioscos de realidad virtual en 10 centros comerciales en la India. Los invitados tomaron un paseo virtual en globo aerostático y pudieron caminar a través de los artículos programados para ser presentados en la venta. Podían ver el tamaño, probar las características y obtener más información sobre los productos. Amazon exhibió sus productos virtualmente y dio la oportunidad de interactuar con los productos antes de hacer una compra. |


Fuente Neuromarketing | Fuente Forbes | Fuente Medical News Today